In: Noticias0

Una experiencia realmente enriquecedora para mi como director deportivo, manager, gestor de proyectos sociales y organizador de eventos.

Iniciamos con varias etapas en los Alpes y luego en los Pirineos, en donde tuve la oportunidad de presenciar partidas de etapas, llegadas a meta, pasos de alta montaña y finalmente la llegada a Paris.

La organización del Tour de Francia es impresionante, luego de mas de 100 años de realización todo está milimétricamente calculado y les funciona muy bien. Centenares de personas trabajando como un reloj en distintos escenarios tanto de la organización como de los equipos de ciclismo quienes también cuentan con una logística, recursos y tecnología impresionantes. 

La magia del Tour de Francia para mi es primero su exigente recorrido por las lindas regiones del país en terreno llano y montañoso. Segundo la pasión de los seguidores quienes acompañan masivamente las etapas durante todo su recorrido, mas que un evento es algo que hace parte de su cultura y su patriotismo. Y tercero el decidido acompañamiento de todos los medios de comunicación y la impecable transmisión por televisión a nivel internacional a mas de 30 países. 

Es verdad que al ver las etapas por televisión se aprecian los detalles de todo el desarrollo de la carrera, pero vivir un paso de montaña es algo realmente muy emocionante, no es solo ver pasar los ciclistas y la caravana publicitaria, es entrar en un mundo nuevo, para los aficionados europeos y sus familias esto es parte de su cultura y se gozan cada segundo del día desde que llegan a la montaña hasta se despeja la vía para bajar de nuevo a descansar para regresar al siguiente día a una nueva etapa.

Es muy interesante poder estar cerca a los ciclistas, en la partida, en los buses, es algo muy humano y familiar a pesar de las herméticas medidas de seguridad. La mayoría de los ciclistas son personas muy amables y sencillas, personas que con sus super poderes físicos nos ponen vibrar de emoción durante tres intensas semanas. 

Fue muy emocionante poder ver a EGAN entre los grandes, destacándose y comportándose como un ciclista experimentado, a sus 21 años de edad. Hace apenas 4 años competía con el SPECIALIZED-TUGÓ-SRAM en Colombia y ahora sus capos del TEAM SKY le agradecen en redes sociales y reconocen que debido a su impecable trabajo lograron obtener un buen resultado y llegar al podio final. 

Un saludo muy especial a EGAN y XIOMY por su valentía y perseverancia, les esperan grandes cosas y como su primer manager muero de la emoción cada vez que los veo triunfar. Solo espero que nunca olviden sus raíces, que miren atrás, que aprecien y apoyen el trabajo que seguimos haciendo con la Fundación Mezuena, su casa. 

El Tour de Francia no es una competencia, es un estilo de vida y les recomiendo algún día hacer el esfuerzo para hacer parte de esta experiencia, en este caso hice un gran esfuerzo personal para poder asistir y poco a poco las cosas fueron saliendo muy bien, pronto regresaré a casa. 

Gracias a mis amigos de viaje por tanta amabilidad.


PABLO MAZUERA ZAMBRANO

EL MANAGER

Comentarios

Comentarios